LA RADIO COMO SISTEMA DE COMPARTIR PASIONES

LOS 39 SONIDOS es un programa de radio que se escapa a las funciones tópicas de un espacio musical al uso. La idea es la de compartir sensaciones sónicas a través de un pequeño/gran club de apasionados por melodías creativas.
Combinando canciones del pasado con composiciones del presente, recuperando discos mágicos añejos y mezclando esos sonidos con algunos discos que surgen de ahora mismo y que nos dan a entender la necesitad de vibrar tanto con lo de antes como con lo que nos rodea, huyendo de las vulgares interpretaciones de las multinacionales, que corroen la creatividad.
Este es un programa de canciones, de buenas canciones, nuestras mejores amigas; pero también es un programa de gente que crea arte sónico, que hace discos eternos o, por lo menos, que son eternos durante un periodo que nos hace las cosas más dulces.
En fin, hablamos sobre sentimientos que provocan los decibelios, discos,canciones, discos y canciones.
LOS 39 SONIDOS se emiten cada lunes en directo, desde las 9 hasta las 12 de la noche y es grabado instantáneamente para ser colgado al día siguiente.
Pero, para degustar el programa en cualquier momento y desde cualquier lugar, lo mejor es ir a: http:los39sonidos.podomatic.com
Buen provecho!

martes, 27 de agosto de 2013

15 PÍLDORAS PARA SEGUIR DESENTUMECIENDO PASIONES

Ahí van 15 discos más para excitarse sin necesidades peligrosas:
(81) Graham Parker & The Rumour - Heat Treatment (vertigo 1976)
El inmenso Parker escribía sobre amores imposibles, él decía que eran los más hermosos, porque no podía atraparlos. En sus canciones describía esas relaciones con la pasión de un adolescente y con la eficacia de un veterano, cargándolas de estribillos espasmódicos y melodías esculturales. Comenzó antes que el resto de amigos de la llamada New Wave, siguiente puerta del punk, pero era muy superior a todos ellos, incluso Costello le adoraba; era normal. Los que no eran normales eran sus discos, piezas emocionantes de pop y soul perfectamente entrelazados. Es muy difícil elegir entre sus cinco primeros discos; toda la vida he preferido "Squeezing Out Spark", también "Howlin' Wild" o "Stick To Me", pero ahora me decido por su segundo álbum, "Heat Treatment" donde parece que sus influencias dylanianas, vanmorrisonianas y beatlianas confluyen para organizar un LP dinámico y mayúsculo.

(82) Paladin - Paladin (Bronze 1971)
Unos excepcionales músicos de sesión, tras las experiencias de estar junto a creadores de la talla de Terry Reid, decidieron hacer su propio disco. El resultado fue un debut irresistible, una mezcla del sonido Canterbury (similitudes con Caravan o Camel), influencias rítmicas africanas o suramericanas (parentescos con Santana) y unas melodías configuradas en torno al creciente rock progresivo del momento. Canciones de largo recorrido, con tratamientos de órgano que deslumbran, buenas voces y guitarras muy relacionas con instintos psicodelicos. Hicieron un segundo disco, también bestial (Charge) y se disolvieron sin que se les reconociese su inmensa aportación a la época en la que vivieron.

(83) Apple - An Apple A Day (Page One Records 1969)
Otro de esos grupos que pertenecían a la escudería del productor Larry Page, visionario del cambio estético británico a partir del ideario Mod. Al igual que los vibrantes Les Fleur De Lys o los energéticos John's Children, Apple eran unos jóvenes mods que se embarcaron en estrategias de corte ácido, logrando un único disco que hoy alcanza el grado de icono del coleccionismo (afortunadamente su reedición en vinilo o CD es fabulosa). Cuando escuchas este LP te puedes adentrar en los conceptos de Who Etapa Next o de los postreros Small Faces. Una gloria.

(84) Colours - Colours (Dot 1968)
Gary Montgomery y Jack Dalton eran unos creadores de arpegios sonoros imponentes; habían trabajado para la Motown como compositores y se codeaban con los Turtles, Millennium y demás insignes luminarias del pop psicodelico californiano. Y en esas que deciden montar una banda con sello propio. La compañía Dot, especializada en surf, les edita su primer disco, un torbellino de emociones llenas de magia y química made in Costa Oeste. Delirios orquestados en un equilibrio casi orgásmico de pop cristalino y luminoso. Como era de esperar, tan magna obra no pudo tener una secuela del mismo nivel, aunque su segundo (y último) LP también regaba el alma de emociones jugosas. Siempre hay un verano colorido en la soleada california de finales de los 60.

(85) Copperhead - Copperhead (Columbia 1973)
Hablar de John Cipollina es recurrir al significado del sonido de San Francisco en plena eclosión hippie; pero vendrían a nuestra mentes inmediatamente los discos de Quicksilver Mesenger Service. Puntualizo: casi todos obras maestras; pero pocos recuerdan la encarnación que tuvo con estos Copperhead, un grupo vigoroso de rock de carretera con estratagemas ácidas. Un disco que se traslada con facilidad a nuestro tiempo, por cuanto parece una banda contemporánea al estilo de unos Black Crowes o, si me apuran, hasta unos Queens Of The Stone Age. Tremendos!!

(86) Ian Gomm - Summer Holiday (Albion Records 1978)
Una de las bandas que pudieron calificarse de seminales en la consecución de la nueva ola inglesa de finales de los 70 eran Brinsley Schwarz, el grupo que dio a luz el germen del pop de pub británico. De ellos nacieron nombres insignes como Nick Lowe o los Rumour de Graham Parker; pero pocos recuerdan el embrión más melódico del grupo, eclipsado por la desbordante personalidad de Lowe, aunque excepcional en sus composiciones. Ian Gomm resultó un extraño caso de mala suerte por cuanto sus discos nunca alcanzaron la notoriedad de sus antiguos compinches y, sin embargo, estaban regados de afirmaciones tajantes de pop escultural, de ese que hace sentirnos más felices, más eufóricos y, sin duda, más vitales.

(87) Bobby Hebb – Sunny By Bobby Hebb (Phillips 1966)
Vamos con un disco evidente!!! Este Lp contiene una de las canciones más famosas de la historia, una mezcla entre soul y easy listening que cautivó generaciones de consumidores de canciones con instinto emblemático. pero, además, Bobby era un compositor brutal, con tintes jazzisticos y bastante de R&B, cohesionado en torno a un matiz claramente soul que le empujaba con ahínco a los primeros puestos de las listas de ventas.
Repito, hoy cuelo un disco archifamoso y, sin embargo, seguramente demasiado olvidado para lo grande que fue. Y la canción estrella, ya te digo...

(88) Lothar And The Hand People – Presenting...Lothar And The Hand (Capitol 1968)
Otra de las agrupaciones psicodelicas cuya imaginación centraba todo su trabajo. Procedentes de Nueva York, usaban instrumentos realmente complicados y sus argumentos sonoros se basaban en enlazar las melodías con pequeñas sorpresas que generaban un entorno absolutamente transgresivo. Combinaban en un alarde de equilibrismo inusual cosas dispares como el folk, la electrónica analógica, el ambiente ácido y letras demenciales, con uso del theremin como estandarte.
Lo cierto es que su primer LP sigue sonando tremendamente atrevido y revolucionario. Alucinados y alucinantes.

(89) Robert Fripp – Exposure (EG 1979)
El atrevimiento y el despotismo a veces van de la mano, sobre todo si uno es muy británico. Robert Fripp, mandamás indiscutible de los progresivos King Crimson, descubre nuevas experiencias con la electrónica analógica al servicio de su omnipresente guitarra, además de dejarse llevar por las provocaciones pop rabiosas del punk. Todo eso mezclado con las voces que contrata para la consecución de éste disco, dispares e inconexas (The Roches, Daryl Hall, Peter Hammill, Peter Gabriel y otros iluminados) logran un trabajo sólido y sorprendente, a la vez que extraño, ya que combina riesgo con dulzura, casi a partes iguales. No es un disco para los amantes del sonido progresivo, sino para los oídos ansiosos de proyectos modernos y jugosos, mucho más cercanos a los postulados de la New Wave.
Otro disco evidente, sin duda.

(90) Jimmy James And The Vagabonds – The New Religion (Piccadilly 1966)
Procedente de Jamaica, se afincó en el corazón de los allnighters londinenses y fue estandarte del soul mod inglés junto a el grandioso Geno Washington. Sus veladas en directo eran espeluznantes, así como sus adaptaciones y sus propias creaciones. La forma de entender el soul nocturno de los ingleses distaba mucho de cómo se vivía eso mismo al otro lado del Atlántico. Con todo, era un tremendo intérprete y sus canciones de corte tórrido acunaban sueños sexuales a los adolescentes de mediados de los 60. Posteriormente se marcó una interesante, aunque no tan excitante, carrera en el mundo del sonido disco.

(91) Tom Verlaine - Tom Verlaine (Elektra 1979)
Tras su periplo con Television, Verlaine inició una carrera en solitario tan espléndida como errática, aunque dando en el cavo en ciertos momentos, especialmente en su primer disco, que mantiene el sonido de su banda pero con algunos acercamientos más claros a lo diáfano del pop.
Aparcando de forma velada su virtuosismo como guitarrista, sus LP's en solitario están al servicio de las canciones con melodías y menos climáticas de lo que nos ofrecía años antes. Pero, aún así, su tensión con las seis cuerdas atrapa y cautiva sin remedio.

(92) Jimmy Whiterspoon & Eric Burdon - Guilty! (MGM 1971)
Una declaración de principios en toda regla. Cuando Burdon acabó viviendo en San Francisco, experimentando, como le decía su amigo Hendrix, con sustancias para desplegar su mente, las posibilidades de aunar el sonido negro, que le había inspirado, con ideas psicodelicas, se hizo realidad. Trabajó con bandas de soul de ghetto, como War, con músicos ácidos rebautizados como los nuevos Animals y buscando parajes cargados de arengas políticas, incendiarias y anti racistas. Y en eso que se juntó con una leyenda del blues clásico, el fascinante Jimmy Witherspoon, con quién hizo esta maravilla de blues psicótico. Una obra de riesgo que, hasta en la portada (mirad la mente del hombre blanco con una cárcel en la que hay negros encerrados, todo en su cabeza, culpando por costumbre a la raza negra) destila posicionamientos. Un lujo sin continuidad, ya que nunca volvieron atrabajar juntos tan intensamente.

(93) December's Children – December's Children (Mainstream 1970)
Los dos principales componentes de esta banda provenían del rock-a-billy, pero eran muy jóvenes entonces y, cuando se dejaron salpirar por los efluvios psicodelicos, cambiaron sus rumbos hasta cuajar este único LP. Un poco tardío para el sonido que encontramos en él, el álbum es un repaso casi ortodoxo al sonido que cautivó las jóvenes generaciones californianas unos años antes. Pero está repleto de inspiración. Es un gran disco desde el principio hasta el final. Uno de esos Lp's malogrados, ya que las ventas fueron precarias y ellos acabaron difuminados en el olvido.

(94) The Humblebums – Open Up The Door (Transatlantic 1970)
Antes de que Gerry Rafferty se montara los inconmensurables Stealers Wheel, se unió a un músico de folk escocés llamado Billy Connolly, quién años después se forjó una reputada fama como cómico. La primera formación de The Humblebums constaba de propio Connolly y otro viajero del sonido tradicional irlandés/escocés; posteriormente entró ya Gerry para un segundo álbum, pero fue en la consecución de su canto del cisne, el tercer LP, donde las composiciones se tornaron más rock, incluso más ácidas y, desde luego, más temperamentales. Las canciones compuestas por ambos músicos se traslucen en una suerte de ejemplos lennonianos con elementos que vienen de la tradición. Luego Rafferty siguió haciendo glorias y Connolly haciendo reír a media Gran Bretaña, pero nunca alcanzaron la emotividad de éste último LP de los Humblebumbs.

(95) Nilsson – Pandemonium Shadow Show (RCA Victor 1967)
La privilegiada garganta de este bohemio neoyorkino debutó en éste tratado de pop celestial, ligeramente tintado de psicodelia. Como buen amigo de John Lennon, captura un par de versiones de Beatles y les dota de un preciso lirismo y emoción. Harry Nilsson poseía un dramatismo teatral que retrataba especialmente en canciones de desamor y abandono. Obtuvo un reconocimiento masivo con su álbum del 71 "Nilsson Schmilsson" que contenía la gloriosa adaptación de Badfinger "Without You", pero éste primer Lp no le anda a la zaga y es más sorprendente. Allí está esa pieza de ensoñación titulada "Without Her".

Dentro de unos días, más.





























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada